SIEMPRE LOS MISMOS PROBLEMAS...

...para abrir la puta lata de cerveza.
Cuando no necesito una moneda, necesito una llave; si no, no me queda más remedio que pedir (muy a mi pesar...soy un tozudo de nacimiento, como buen aragonés) que me la abran.
Bien se vale que en la tele están echando un buen partido de fútbol.
Y es que, cuando el fútbol está presente, estos problemas son menos problemas.
Y que bien sabe. Ese amargor tan 'dulce' el de mi cerveza fresca de la nevera. Hoy es una Heifer, robada a mi compañero de piso. Él me deja robárselas y no le hago desprecio...
Una -nada más- para empezar con buen pie el fin de semana, pero no más entre semana, que muchas son 'malas'.
Aunque no tan malas como el malestar que me provoca el gol que le acaban de marcar a Valdés...
Menos mal que este año estamos fuertes. Ya se verá.

Aquí lo contaremos Casi Todo.
Bienvenidos a CTf,
Soy Pablo Orleans y éste es mi blog.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

CON LUPA │ ZARAGOZA - HUESCA

Eduardo Orleans "Orly"18:00 Horas del sábado, 6 de Diciembre de 2.008.


Agolpados en la terraza de Rogelios, los aficionados de la Sociedad Deportiva Huesca no paran de animar a su equipo. En la fría tarde zaragozana, con un chiribiri constante cayendo sobre nuestras cabezas, un solo canto se oye en todos los aledaños del Estadio Municipal de la Romareda, y no es otro que Vamos, vamos, vamos Huesca... vamos, vamos, vamos campeón... Los pocos aficionados maños que se dejaban ver como tales, miraban medio sorprendidos, medio incrédulos, la ilusión con que la hinchada fata, sitiaba el coliseo maño y aledaños. Dentro, en el campo, más de lo mismo. La afición blanquilla parece que va al campo por cumplir. Más que por cumplir, parece que va a esperar los fallos de su equipo para poder criticarlos. Con lo cual, La Romareda parecía una versión magna del Alcoraz. Sólo se escuchaba a la ruidosa afición oscense animar sin descanso a un equipo, el azulgrana, que estaba poniendo en serios apuros al once del león (parecían gatitos), con su orden, su disciplina, y su buen manejo del balón y de los recursos, teóricamente más limitados que los de su rival. Volví, año y pico después, a escuchar a la gente de la grada vocear contra su equipo, contra sus jugadores. Efímero me pareció aquel día que les escuchaba decir que iban a ganar la liga, y efímeros me parecieron los cuatro minutos de ánimo al Zaragoza, cuando marcaron el 1-2. Mala me parece la afición blanquilla, pésima, cruel, mezquina, innoble, carroñera, aprovechada... Y me lo volvió a demostrar de nuevo. Por ochenta y cinco minutos, la Romareda pareció Anfield Road, en pequeñito, en miniatura, pero porque la afición oscense no paró de cantar apoyando a su equipo, el Huesca. Esos cinco minutos dónde pareció escucharse algo a favor del Zaragoza, me pareció la mayor hipocresía que jamás he vivido... Soy de los que piensa, que el Zaragoza, merece estar en Primera. Debe haber un equipo aragonés en Primera División, en la ahora llamada Liga BBVA. Pero cada vez que la afición maña tiene la oportunidad, demuestra que por ellos, el Zaragoza no debe estar nunca más arriba de dónde está. Es triste saber que la afición zaragocista se mueve por intereses tan mezquinos como los que se mueve esta afición. Es triste que sólo apoye al equipo cuando vienen bien dadas. Es triste... es triste... es triste... Mientras, seguiré soñando que Huesca, que el Huesca, que ayer paso de envidioso a envidiado, lucha y juega conforme a los valores que Calderón les está inculcando, y que la afición se mueve por amor a unos colores, y que va a apoyar a su Huesca cuando las cosas no le vayan tan bien como hasta ahora... y también soñare en la metamorfósis total de otra afición, la zaragocista, que vaya a animar a su equipo, que les apoye en los momentos difíciles, y que les arrope cuando vienen mal dadas. Imagina que a tu hermano sólo lo apoyases cuando le va bien en los negocios, y cuando le va mal, le dijeses que es una mierda... eso pasa con los zaragocistas... Así, la Segunda División es un mal menor... siempre podrán caer mucho más bajo... Rogemos que no sea así.

21:00 Horas del Sábado 6 de Diciembre de 2.008.

Estamos tomándonos unas cañas en la cervecería irlandesa de Violante de Hungría. Sigo viendo el local lleno de camisetas blancas con la cruz de San Jorge. Ninguna zamarra blanquilla. Parece que la aldea oscense de Osca, cuan galos, han colonizado a la potente, magna e hipócrita Caesaraugusta...

Si Agustina levantase la cabeza y viera que unos provincianos han conseguido lo mismo que ella contra los franceses...

"...tenéis un puesto en la historia por tan sublime ocasión... los sitios son vuestra gloria, honra de nuestro Aragón..."

Gracias a mi hermano Eduardo Orleans "Orly" por esta gran colaboración que, aunque tardía, ha merecido la pena. Como ya sabes, espero que no sea la última y que esto sea el comienzo de una colaboración continua y -como siempre- de calidad. Un abrazo y gracias.

7 comentarios:

Pablo Orleans dijo...

Creo que la afición del Zaragoza es de 'las más difíciles' de España.
No me gusta que una afición vaya a su estadio a abuchear a sus jugadores, ya que eso no puede ser beneficioso para un club, por mucho que éstos merezcan un escarmiento por su mal juego.
Las veces que he estado en La Romareda, la mayoría de su público ha criticado casi desde el primer minuto a los suyos, y eso no es bueno.
Esperemos que cambie la mentalidad de algunos aficionados y que acompañen al equipo aragonés hasta su ascenso a Primera...

Lo del Huesca...qué decir...
La ilusión de los oscenses era increíble, mas luego fue mejor todavía. Poner en apuros serios al grande de la comunidad no tiene precio.
El único pero para la afición oscense (o parte de ella) es los insultos profesados contra sus rivales...
Aún con todo, el ánimo que dio a su equipo es de 10.

Saludos y gracias brother, de nuevo, por la colaboración.

Andrés Pérez dijo...

En fin, si quereis verlo así no seré yo quien os quite la ilusión. Mantengo que fue un partido más, un empate igual de triste para el Zaragoza. Si quereis desproticar contra la afición no seré yo quien os frene, vosotros sabreis hasta que punto la afición del Huesca puede reprobar moralmente a la del Zaragoza. Yo también he visto a la afición del Zaragoza animar hasta morir fuera de casa, no por ello me vanaglorio como si de un premio mereciera.

Y sí, veías más camisetas del Huesca en ese pub porque para ellos era un día especial, digno de sacar la camiseta a relucir. Y sí, escuchabas más al Huesca porque para ellos era un día mucho más importante que para el Zaragoza. Y sí, la afición del Zaragoza es ventajista pero no por ello deja de merecer el respeto de todos; y sí, la afición del Huesca animó tanto como se dedicó a provocar y a llamar Cheposos a los allí presentes.

Y no, yo no soy ni pésimo, ni cruel, ni mezquina, ni innoble, ni carroñero, ni aprovechado. AL igual que supongo que tu no eres igual a los imbéciles oscenses que llegado el momento de éxtasis se dedicaron a provocar al Colectivo 1932. Mínima representación, sí, pero existente. Me parece perfecto que el Huesca tenga motivos para enorgullecerse, no seré yo quien les quite la ilusión. Me alegro por ellos. De verdad, como me alegré por su ascenso. A fin de cuentas no todo es apoyar a un equipo u a otro de una manera u de otra. El comportamiento, el desear o no al prójimo el bien y el mal, moralmente, también sirve para definir a una afición. Y la del Huesca, tan envidiosa y belicosa el pasado fin de semana, no puede dar ninguna lección a la del Zaragoza. Cada mástil que aguante su vela.

Un abrazo.

Orly dijo...

Andrés, Andrés, Andrés... No esperaba que te tomaras mi "crónica", como un ataque frontal hacia ti. Confundes conceptos. La afición zaragocista estuvo sumida en un puto, inexplicable e inconcebible letargo durante todo el partido. Quizás, y como comentaba Pablo, el partido no tendría interés para vosotros, pero La Romareda estaba a reventar. La lectura trsite de todo esto es que vosotros seguís pensando que la afición oscense animaba de esa forma porque se jugaba contra la Magna Caesaraugusta, y no, no es asi. La afición oscense anima a su equipo así, en cada partido. El Huesca está haciendo su liga, la de no pasar apuros, la de salvarse cuanto antes mejor para no tener que jugársela en partidos épics a final de temporada. La afición oscense asume su papel y anima a su equipo a muerte, da igual que sea la Romareda, da igual que sea Vallecas o Anoeta. Están viviendo un sueño, y como tal lo están canalizando y demostrando. El Zaragoza está viviendo una pesadilla, jugando en Segunda. La afición sigue traumatizada porque hace un año y pico pensaba que jugaría champions y ahora ve que se tiene que pelar el culo contra rivales de menor entidad como la oscense, y eso no lo asume su afición. Para salir de ese pozo, tanto económico, como deportivo, que es la segunda, debéis poneros las pilas, animar a vuestro equiopo en cada partido hasta quedar afónicos, y luchar con ellos siempre, sea el Huesca, el Salamanca, o el Tenerife, y volver a convertir vuestra pesadilla en un sueño que vivir. no me vale que os sintáis ofendidos por unos cuantos gritos a un Colectivo que de vez en cuando también vocea contra el contrario, y menos me vale que transforméis vuestra decepción, vuestra frustración en rabia contra una afición que se comportó de manera brutal durante todo el día. Tanto fuera, como dentro del campo, como después fuera. (cada mástil que aguante su vela). Hacer bueno el himno, dejaros de paparruchas y que los mañicos animen siempre a los blanquillos del leon, para qu el azul y blanco del Zaragoza regrese al sitio donde debe estar, y la afición sea digna del lugar en el que el equipo la debe de volver a hacer soñar.

Andrés Pérez dijo...

Si en eso estamos de acuerdo. La afición del Zaragoza tiene mucho por mejorar, está muy claro y soy el primero en decirlo desde MQF. Nunca me ha gustado la afición del Zaragoza y más de una vez he discutido con aficionados a mi alrededor, o más de una vez me he mordido la lengua hasta sangrar. ¿Que la afición del Zaragoza podría dar más de sí? No lo niego. ¿Qué estamos decepcionados por la temporada del año pasado? Obviamente, no es nada nuevo. Todo eso ya lo sabemos, o al menos los que queremos verlo, y no cambiará por más tiempo que pase.

Ahora bien, me revienta la facilidad con la que la afición oscense se vanagloria de su buen hacer en la Romareda, que no lo fue tanto debido a ciertos comportamientos de lo menos "hermanados" como algunos medios proclamaban. Siendo sincero no tenía noticias de Huesca hasta el año pasado cuando recordé que podía ascender a Segunda y me alegré de su logro. Jamás imaginé que nos tuvieran tanta tirria desde Huesca por algo que no existe, ya que no existe ninguna rivalidad porque para muchos zaragocistas el Huesca no ha sido más que un difuso ectoplasma que ahora se hace realidad, y felicidades oigan, no crean que no.

Si el Huesca, en su año, en el año en el que está en Segunda y se pasea por la Romareda no anima hasta la muerte y se va a donde haga falta con el equipo, si no lo hace, está visto para sentencia. Pensar que por eso la afición del Huesca es mejor, en todo el sentido difuso y subjetivo de esta palabra, que la del Zaragoza es de tener poca perspectiva. La afición cumple con el papel de un equipo que se supera a sí mismo, que alcanza cotas inimaginables y que por tanto, su afición, le acompaña. No imagino tal despliegue de ilusión, alma, habladurías y orgullo si el Huesca luchara por no descender en Tercer División.

¿Lo imaginas tú? Yo no. La afición, cualquiera, salvo excepciones contadas, funciona a base de emociones temporales. En función de cómo funcione el equipo la afición funcionará de igual modo lo que no quita a su vez de que cada afición tenga rasgos identificativos de ella misma. Por ejemplo, la del Zaragoza es pesimista, incrédula y agorera a más no poder. Detestable por ello no lo niego. Pero cuando llega un momento en que el equipo se supera a sí mismo, véase, alcanzar la Champions o ganar la Recopa, la misma se vuelva sabedora de que será un momento irrepetible. Y se olvidan los defectos porque se sabe que se ha llegado muy alto. Y ganes o pierdas invades ciudades, callas estadios ajenos y te muestras orgulloso de tí mismo.

Se trata de una superación colectiva. El Huesca ha alcanzado la Segunda División décadas después, un logro inmenso, de un mérito inigualable. Por ello su afición se enorgullece y no ve defectos. Por ello el aficionado oscense se vanagloria de serlo. Pero debería hacerlo para sí mismo. Entiéndase esto como una crítica al comportamiento acomplejado del aficionado del Huesca, empeñado en compararse de manera constante con el equipo superior de la Comunidad. Está bien cumplir retos, superar objetivos, ser feliz. Está bien llevar allí donde estés la bandera de tu equipo. Pero debe ser algo particular de cada uno, motivo de orgullo para una afición. No debe de ser un motivo por el cual echar en cara al ¿rival? de siempre los logros actuales. No deja de ser ruín, poco deportivo, de mal vecino y de acomplejado histórico.

Es lo único reprobable a la afición del Huesca.

Orly dijo...

Sigues confundiendo conceptos, Andrés; No se trata de comparar aficiones y de ver cual es mejor o si la del Huesca se pude comparar a la del Zaragoza, tanto por historia como por logros, como por deméritos. La cuestión es hacer ver a la afición del equipo grande, del que debe estar en primera, del que tiene que defender la garra, la nobleza aragonesa por allá donde vaya, que tiene que cambiar. Que esta semana el ejemplo fué el Huesca, y la semana que viene el ejemplo será cualquier otro equipo de tres al cuarto, y cualquier época, cualquier campeonato, culaquier uefa, cualquier copa del Rey, esta afición, la zaragocista, debe cambiar para poder estar a la altura, no ya de su equipo, sino de las circunstancias que la rodean, de los lugares donde anima, o debiera hacerlo, de la institución a la que representa, del amor a unos colores... Debéis aprender de cualquier afición, y no sentiros cabrados porque es muy fácil defender a una afición que está viviendo un sueño, y a ver que pasa con esa afición cuando el sueño se convierta en pesadilla si es que eso ocurre. Debéis saber que vuestra casa es vuestra casa, y que por encima de cualquier cosa, de la entidad del rival o de lo anodino que os parezca el partido, cuando vuestro equipo sale a jugar, los tenéis que llevar en volandas hacia la victoria, desde el minuto uno hasta el pitido final, y mientras entre ese impás de tiempo, de uno y otro pitido, os dediquéis a blasfemar de vuestros jugadores, a desmerecerlos y a abochornarlos, tú te sangrarás la lengua hasta rasgartela y vuestro Real Zaragoza (a las maduras) y el zaragoza(a las duras) seguirá vagando omo alma en pena entre la primera y la segunda buscando una identidad que desde hace mucho tiempo debería tener ganada.

Pablo Orleans dijo...

Además, quisiera añadir que el Huesca, como ya dije en un post anterior, cuando estaba en Segunda B o Tercera, tenía una cifras de asistencia paupérrimas.
Nunca se ha dicho que la afición oscense sea mejor que la zaragocista, en parte, porque no se puede generalizar, pero como dice Orly, si sigues mordiéndote la lengua y permitiendo que los que te rodean en La Romareda sigan escupiéndo mierda contra tu equipo y tú lo sigas permitiendo, la afición maña será considerada como una afición (si te gusta más) difícil a la que hace sombra cualquier afición, tanto recién ascendidos de segunda B, como las de equipos asentados en la Segunda, como equipos de Primera o de Champions.
El Huesca está viviendo un momento dulce y debe aprovecharlo.
El Zaragoza uno amargo y debe superarlo...CON AYUDA DE SU AFICIÓN.

Orly dijo...

Iba a colgarlo en mi blog, que le faltan visitantes estos días, pero lo dejo aquí, en la discusión, porque esto es lo que pienso, y poorque Marcelino hoy, en las noticias me ha dado algo de razón. Ya era hora que alguién vinculado al club tuviera la valentía de pedir a la afición blaanquilla algo más que reproches.

Ninguneaban el partido, el derbi, a la Sociedad Deportiva Huesca, a los oscenses. Este derbi no tiene ningún interés para la parroquia maña, no tanto como para los de Huesca que piensan que con este partido pueden igualar años de gloria blanquilla... Para ser un envite anodino, se lleno el Estadio Municipal de La Romareda. Se llenó de gargantas azulgranas animando al pobre, al envidioso, al pequeño... pero esta vez el envidioso fue envidiado, porque veinticinco mil almas bravas, mañas, ches... asistieron mudas a la lección de ímpetu que derrochó la parroquia fata. Para un equipo que quiere volver a la categoría de oro del fútbol nacional, ningún partido le debe traer al fresco, aunque sea contra el Huesca, ya que de esta manera vagarán a caballo entre temporadas en primera y segunda como almas en pena. El Huesca vive su sueño, y punto a punto, se acerca a la salvación de categoría. El Zaragoza duerme su pesadilla, la que su afición crea partido a partido, año a año, crítica a crítica, silbido a silbido. Lo peor es que en su egocentrismo, en su pensamiento de que son el "palico la gaita", siguen tapados por un gran árbol que no deja verles el bosque, que no es otro que mientras no cambien de actitud, y comiencen a alentar a su equipo, los sábados por la tarde, los domingos por la mañana, los miércoles de champions o los jueves de uefa, serán días de sufrimiento, de vamos a criticar al "equipo de nuestros ¿amores?", o simplemente de vamos a descargar nuestras iras, nuestras frustraciones, nuestros desánimos, nuestras crisis de pareja, contra esa panda de mercenarios que cobran una pasta y no nos dan más que quebraderos de cabeza... Es el pez que se muerde la cola y hoy Marcelino ha metido el dedo en la llaga. Muchos jugadores se sienten inseguros en su propio estadio... Espero que en lugar de tomarselo como un ataque frontal de uno de los entrenadores con más futuro del fútbol español, se lo tomen como un consejo que seguir para que el buen fútbol, los buenos futbolistas, y partidos dignos de esta ciudad, se vuelvan a dar cita en ella. Y no tengáis que sufrir más el castigo de ver como un humilde del fútbol, ya no nacional, sino aragones, os pone la cara roja una vez más en vuestra propia casa.

@ Andrés: No tengo nada contra ti, ni contra aficionados como tú. Muchos amigos míos se amputan la lengua cada domingo para no enfrentarse a sus propios compañeros de asiento por las barbaridades que se dicen de los jugadores, desde el minuto uno hasta que el equipo gana con solvencia. Siento haber generalizado en lo de innobles, ruínes, rastreros... qué se que de esos hay en todos sitios, pero desgraciadamente para todos a los que nos gusta disfrutar del buen fútbol, en la Romareda más.