SIEMPRE LOS MISMOS PROBLEMAS...

...para abrir la puta lata de cerveza.
Cuando no necesito una moneda, necesito una llave; si no, no me queda más remedio que pedir (muy a mi pesar...soy un tozudo de nacimiento, como buen aragonés) que me la abran.
Bien se vale que en la tele están echando un buen partido de fútbol.
Y es que, cuando el fútbol está presente, estos problemas son menos problemas.
Y que bien sabe. Ese amargor tan 'dulce' el de mi cerveza fresca de la nevera. Hoy es una Heifer, robada a mi compañero de piso. Él me deja robárselas y no le hago desprecio...
Una -nada más- para empezar con buen pie el fin de semana, pero no más entre semana, que muchas son 'malas'.
Aunque no tan malas como el malestar que me provoca el gol que le acaban de marcar a Valdés...
Menos mal que este año estamos fuertes. Ya se verá.

Aquí lo contaremos Casi Todo.
Bienvenidos a CTf,
Soy Pablo Orleans y éste es mi blog.

miércoles, 3 de diciembre de 2008

HISTORIA DEL FÚTBOL (I): La mayor estafa


Corría el año 1982, y España, el país del sol (aún por descubrir por muchos europeos), de la tortilla de patata, de la paella, etc., se preparaba para uno de los mayores acontecimientos a nivel mundial.
Desvinculada totalmente del régimen totalitario que tuvo que aguantar durante casi cuarenta años, España preparaba su Mundial de fútbol desde que, en 1976, la FIFA se decantase por el país ibérico para albergar tal evento futbolístico.
Con ‘Naranjito’ vestido de corto probando los nuevos Adidas Tango –mejorados para la ocasión-, con los aficionados españoles deseosos de buen fútbol, y con las 24 mejores selecciones del momento esperando, el 13 de junio de ese mismo año (1982), Argentina inauguraba -con derrota (0-1 ante Bélgica)- en el Camp Nou el duodécimo Mundial de fútbol de la historia.
En el grupo E, la selección española no hizo, como todos sabemos, un buen papel. Con un comienzo decepcionante, en Valencia, ante una frágil Honduras, la roja empató un partido que debía haber ganado con facilidad, complicándose la clasificación. El segundo partido de los españoles debía ser contra Yugoslavia, y fue ahí donde los aficionados españoles pudieron disfrutar de buen fútbol. 2-1 para los nuestros, la ilusión volvía de nuevo -si es que algún día se fue-, y los españoles pensaban en algo grande.


Pero a veces, la vida te da una de cal y otra de arena…y el fútbol no es más que la pura representación -en muchas ocasiones- de la vida. Eso le pasó a la selección de José Santamaría que, tras la esperanzadora victoria conseguida ante los yugoslavos, volvió a caer -esta vez derrotado por la mínima- contra Irlanda del Norte. Aunque esta derrota no impidió el pase de los nuestros a la segunda fase, hizo que los jugadores españoles tuviesen la moral minada y los emparejamientos con Alemania e Inglaterra acabasen con las esperanzas de la selección española que, con una derrota y un empate respectivamente, se quedó fuera de las semifinales.

A lo que iba:
Pocas horas antes de que España se jugase la clasificación para la segunda fase en el grupo E contra Irlanda del Norte; en el grupo B, Austria y Alemania disputaban un partido que sería recordado por todos los aficionados al fútbol.
Recordado, no por el buen juego desplegado por ambas selecciones ni por la belleza de los goles que allí se marcaron, el partido entre centroeuropeos iba a ser recordado por todo lo contrario. La mayor mentira del fútbol, la mayor estafa a un aficionado del deporte rey, la mayor falta de respeto hacia una selección que fue ninguneada y ridiculizada por jugadores sin escrúpulos y mentes cuadriculadas.
Austria y Alemania fueron la vergüenza de la historia del fútbol, fueron el peor ejemplo de un deporte: fueron la manipulación y el engaño vestidos de corto bajo los escudos austriacos y alemanes.

La historia fue ésta:
Tras haberse jugado los dos primeros partidos de la primera fase de grupos, en el grupo E, compuesto por Alemania, Austria, Argelia y Chile, las cosas pintaban mal para la selección germana. Los alemanes perdieron el primer partido ante Argelia, y Austria, por su parte, venció a Chile. Esta situación tras la primera jornada dejaba al equipo alemán fuera de la clasificación.

La segunda jornada pintó mejor para los teutones que, ganando a Chile y, gracias a la victoria de Austria sobre una Argelia sorprendente, empataron a puntos con los norteafricanos y dependían de la última jornada para clasificarse.

Y la tercera y última jornada llegó. Conocedores de la victoria -del día anterior- de los argelinos ante Chile, los alemanes sabían que con ganar a Austria estarían clasificados. Y así comenzó el encuentro del 25 de junio de 1982 en el estadio El Molinón de Gijón.
Una Alemania fuerte saltó al verde a por un partido que prometía…y mucho.
Ya en el minuto diez (10’) Hrubesch había adelantado a los germanos y las idas y venidas de unos y otros se sucedieron.
Fue entonces, allá por el minuto treinta de juego -más o menos- cuando a alguna mente privilegiada (probablemente de un austriaco asustado -quizá por el famoso, pero aún desconocido, dicho de Gary Lineker en Italia 90 :El futbol es un deporte que inventaron los ingleses, juegan once contra once, y siempre gana Alemania” y que visionó algún lumbreras del país cuya capital es Viena- o por la astucia de algún alemán piadoso con sus amigos -inseparables históricamente- y con los que quería seguir de la mano en el campeonato antes que con unos norteafricanos… -¿tendría que ver ésto con el racismo?...espero que no…-) se le ocurrió pactar el 1-0 y acabar una hora antes con un prometedor partido de fútbol.

De ahí en adelante, una verdadera MIERDA de partido, en parte, por el amor que se profesaron alemanes y austriaco… todos.
Aunque decir todos es mentir, ya que, Schachner, el media punta austriaco, fue el único que se salvó de los pitidos de los aficionados españoles que siguieron el partido. Él fue el único que buscó el gol, el único presionó a los rivales y que quiso (o por lo menos no se le notó) ganar el partido y mandar a los alemanes a Germania.

¿Lo mejor de este encuentro? La afición sin ninguna duda.
Desde el momento en el que los aficionados de El Molinón se dieron cuenta del ‘paripé’ montado por ambas selecciones, los pitidos no cesaron y los gritos de repulsa y de incredulidad tal que “¡Que se besen! ¡Que se besen!...”, muestras de ‘cariño’ hacia la selección argelina tales como “¡Argelia! ¡Argelia!” o ánimos al equipo local: “¡Sporting! ¡Sporting!” demostraron el buen comportamiento de los españoles ante tal aberración.

Porque este día, 25 de junio de 1982, no sólo perdió la selección de Argelia la clasificación a la segunda fase del Mundial español, sino que fue una decepción para el fútbol en general, que vio como ‘personas’ sin sentimiento futbolístico pactaron un partido para salir ambos beneficiados.

Pdt.: Algunos pensaréis, quizás, que qué tiene que ver este tema con la actualidad deportiva. Actualmente, se está comentando mucho un tema de maletines que puede destapar muchos de los secretos más oscuros de la Liga española, en particular, y del fútbol mundial, en general. El tema de los maletines -comentado en Casi Todo fútbol y en muchos otros blogs y webs deportivas (véase Más que fútbol del amigo Andrés)- ha suscitado, de nuevo, el diálogo sobre lo que pasa en la actualidad futbolística hoy en día. Como he relatado de una humilde forma, estos 'tejemanejes' del fútbol pasaban hace años, casi desde que el fútbol es fútbol, y también se siguen haciendo, por desgracia, en la actualidad. Esperemos, por el bien del espectáculo, que cada vez se repitan con menos frecuencia noticias de esta índole, desgraciadamente desgraciadas.

Aquí os dejo parte del documental sobre este partido entre Alemania y Austria (dentro del documental sobre España '82) que emitió CANAL+ hace unos meses:

Imágenes: www.jesusllor.es // elpais.com // Balón Digital
Fuente: todoslosmundiales

8 comentarios:

Orly dijo...

Lo más gracioso de España en el Mundial 82 fue: Irlanda del Norte estaba eliminada. España, concentrada para el partido contra los norirlandeses, veía como éstos disfrutaban de sus mujeres, de la piscina del hotel y de litros y litros de cerveza. España, concentrada en el hotel, los miraba con envidia por las ventanas de las habitaciones. Nos ganaron. Qué bonito es el fútbol...

En el Mundial de Italia 94, Estados Unidos perdió contra Italia. Los americanos pasaron a felicitar a los italianos al vestuario. Se encontraron a jugadores de la talla de Baressi, de Schillacci(pichichi del mundial), y otros cuántos, fumando como descosidos en las camillas... Que bello es el fútbol... Me encanta Naranjito... cada vez que lo veo, ya sea en alguna camiseta, en alguna foto, en algún blog, una sonrisa aparece en mi cara y me viene a la mente la canción del Mundial... "El sol ilumina el estadio... viva!!! España se viste de fiesta... el mundial... que todos los paises vienen a jugar, el mundial... que todos los paises lo quieren ganar... el mundial...." Son frases sueltas, puesto que tenía seis años y me preocupaba más de Naranjito y Citronio contra Ilargi y sus compinches... que sería de Marandina? se casaría con Naranjito... Ostia... que la entrada iba de maletines... y yo tirando de romanticismo infantil...

P.D.: Felicidades Pablo "basurillas" jonsen :). Un beso. jeje

Pablo Orleans dijo...

Gracias...
La verdad es que todas las competiciones, a pesar de los ganadores y perdedores tienen anécdotas increíbles, partidos emocionantes y, como en este caso, aberraciones impensables.
En esta sección, que se actualizará poco a poco y con tiempo de por medio, quiero resaltar anécdotas como la de los italianos fumando o los irlandeses bebiendo. Historias dentro de competiciones, partidos memorables y escenas menos conocidas que los ganadores, pero igual de emocionantes.

Saludos y gracias de nuevo brother.

Andrés Pérez dijo...

@ Orly

No quiero polémica xD Pero en el 94 el pichichi fue Stoichkov y no Schillaci que consiguió el galardón en 1990.

Por lo demás, considero al Mundial 1982 uno de los mejores de la historia. Entendamos esto por el nivel de fútbol mostrado. La emergente Francia de Platini, el Brasil de Zico, la Italia más fiel a su historia y la Alemania de siempre, una Argentina con Maradona disputando su primer mundial y los equipos africanos en pleno apogeo. España fiel a su historia. Cagándola cuando menos debía. Lo de Irlanda fue una broma y lo de Yugoslavia un accidente propiciado por el árbitro. Una vergüenza y la reminiscencia de Cardeñosa en la mente de todos...

Fue un Mundial apasionante ensuciado por el escándalo de Austria. El partido fue para enmarcarlo por lo grotesco. Lo mejor, como bien dices, la afición cantando a un amor idílico. Conmovedor. Y lo de los maletines, en fin. Que salga este caso a la luz no significa que no haya más. Es como el dóping en el ciclismo, que no den positivo no siempre significa que no vayan dopados. Como ya decía no sabemos cuanto polvo tenemos en casa...

Un abrazo!

Orly dijo...

@ Pablo; vaya...te he jodido dos anécdotas... Bueno...hay más. A partir de ahora las obviaré. jajaja.

@ Andrés; No creas polémica. Yo sí. Me parece tremendo que corrijas el pichichi y no me digas que el Mundial de Italia fue en el 90 y no en el 94. Lo cierto es que sí, me refería a Italia 90, pero he puesto Italia 94. En cuanto a stoichkov, fue pichichi en USA 94, pero... Quién fue pichichi en Italia 94??? Que bello es el fútbol, repito.

P.D.: Sigo necesitando urgentemente entradas para el derbi....

Andrés Pérez dijo...

@ Orly

Mea culpa, ni me he percatado de tal gazapo. ¿Italia 1994? Ahora mismo no lo encuentro pero hubo un mundial de Waterpolo en Roma. Si somos capaces de averiguar quién fue el pichici en tal mundial responderemos a la pregunta, ¿Quién fue el máximo goleador en Italia 1994?

Orly dijo...

Estiarte ostenta el récord de haber disputado 5 ediciones de los Juegos Olímpicos: Moscú (1980) Los Ángeles (1984), Seúl (1988) Barcelona (1992, donde el combinado español logró la medalla de plata) y Atlanta 96 (donde Estiarte logró con su selección la medalla de oro). Fue, además, subcampeón del mundo en 1991 y 1994. Estiarte ha sido máximo goleador en los Juegos de 1980, 1984 y 1988, en el Mundial de 1986 y en los Europeos de 1981, 1983, 1985, 1989 y 1991. En 1997 recibió la Gran Cruz al Mérito Deportivo.

Pero en el 94 no lo fue...estoy en ello...

Nicolás dijo...

Una verguenza aquel encuentro. Son de esos que quedan marcados en el tiempo, pero para mal. Es justamente lo que no se debe hacer en un deporte hermoso como el futbol.

Y si pienso en aquel Mundial, que no vivi por mi edad claro... se me viene a la cabeza el grito conmovedor de Tardelli.
Un abrazo.

www.dalepelota.blogspot.com

Pablo Orleans dijo...

De ese gol y esa impresionante celebración también hablaré en CTf...
al tiempo.

Es una pena, como ya he dicho, que estas cosas pasen en el fútbol, pero haberlas haylas...

Un abrazo a todos!