SIEMPRE LOS MISMOS PROBLEMAS...

...para abrir la puta lata de cerveza.
Cuando no necesito una moneda, necesito una llave; si no, no me queda más remedio que pedir (muy a mi pesar...soy un tozudo de nacimiento, como buen aragonés) que me la abran.
Bien se vale que en la tele están echando un buen partido de fútbol.
Y es que, cuando el fútbol está presente, estos problemas son menos problemas.
Y que bien sabe. Ese amargor tan 'dulce' el de mi cerveza fresca de la nevera. Hoy es una Heifer, robada a mi compañero de piso. Él me deja robárselas y no le hago desprecio...
Una -nada más- para empezar con buen pie el fin de semana, pero no más entre semana, que muchas son 'malas'.
Aunque no tan malas como el malestar que me provoca el gol que le acaban de marcar a Valdés...
Menos mal que este año estamos fuertes. Ya se verá.

Aquí lo contaremos Casi Todo.
Bienvenidos a CTf,
Soy Pablo Orleans y éste es mi blog.

miércoles, 14 de enero de 2009

UNA VERDADERA HISTORIA DE SUPERACIÓN

Fue el 23 de septiembre de 2006 cuando Darío Debray Silva Pereira, 'Darío Silva' tuvo un grave accidente de coche en la capital de su país, Montevideo. Con 33 años, el delantero uruguayo que acababa de dejar un año antes el Sevilla y la liga española tras siete años en la élite del fútbol español tuvo una de las pruebas más duras de su vida. Durante estos siete años fue una de las piezas clave en las delanteras de Espanyol, Málaga (donde hizo unos buenísimos números) y Sevilla, donde permaneció hasta 2005, año en que decidió dejar la Liga española y firmar por el Portsmouth hasta 2006.
Desde el momento del accidente, en el que a Darío Silva se le amputó la parte inferior de la rodilla de su pierna derecha, el jugador nacido en Treinta y tres se mentalizó y ha superado la prueba que la vida le puso hace dos años.
Además de dedicarse a la cría de caballos de carrera y de comunicar que se va a preparar para los Juegos Olímpicos de Londres 2012 en la modalidad de remo, el ex jugador uruguayo le metió el domingo otro gol a la vida.
Fue en un partido benéfico entre ex jugadores y famosos de Argentina y Uruguay, donde Darío volvió a hacer lo que más le gustaba: marcar goles.


Con una prótesis en su pierna derecha, el sudamericano brindó a los cientos de aficionados numerosos detalles de su calidad y toque de balón.
Pero el premio llegó en forma de gol. Dos años después, Darío se vestía de corto, saltaba al verde, olía el césped y marcaba. El ex jugador, con el 14 a la espalda, transformó una pena máxima y volvió a sentir lo que hacía tanto tiempo que no sentía: marcar un gol. Un gol que demuestra la capacidad de superación, no de un futbolista, sino de una persona que sabe luchar contra las adversidades que le presenta la vida y que además las supera.
Un ejemplo De Darío Silva que, como dice El País de Montevideo, ha sido para el mundo entero.

Fuentes: Noticias Cuatro // El País (Montevideo) // Wikipedia
Imagen: Diario Sur // Goal.com


4 comentarios:

Atléti1903 dijo...

Buenas,pues sí,una verdadera historia de superación,y me alegra que haya vuelto a jugar al fútbol,aunque sea en partidos amistosos.Cuando jugaba en España,demostró mucha garra y gol,saludos!
www.atleti1903.blogspot.com

CALIGULA dijo...

La vida continua. Borges siguió escribiendo estando ciego. Siempre la vida por delante!

Saludos porteños.

Pol Gustems dijo...

Grande. Lo leí el otro día y olé por él y su capacidad de superación.

Saludos!

Lucho dijo...

Felicidades para Darío!!!!!!!!un gran jugador. Que afan de superación!!me alegro por él. Saludos!!!!